Una historia de jóvenes emprendedores

Alberto Romero y Marta Rueda, fundadores de Fluff

La aventura de Fluff comienza en 2007, cuando Alberto Romero (diseñador de juguetes y productos infantiles) y Marta Rueda (psicóloga y psicomotricista infantil) deciden asociarse para juntar sus disciplinas y crear proyectos en relación con el juego y las emociones en los niños. Durante esta etapa Fluff era sólamente una idea de futuro.

Escogieron llamarse Fluff, al ser la traducción en inglés de "pelusa", ya que comparten el espíritu revoltoso y juguetón de los niños, se esconden, te vacilan sin maldad y pueden ser muy graciosas.

Un valor muy importante para todas sus creaciones era no hacer distinción de género, que sean para niños y niñas, quedando así representado con los colores primarios magenta y cian en las pupilas de nuestro símbolo; oponiéndonos a los estereotipos.

La idea de la marca era clara, “aportar calidad en toda la cadena de elaboración del juguete”, desde un buen diseño con originalidad, hasta la utilidad en la ayuda a padres y niños ante las dificultades en la educación. Todo ello estando concienciados con el medio ambiente y los derechos humanos.

En 2008, maduraron un poco más la idea, realizando su primer plan de empresa y prensentándola al Premio CIADE de la Universidad Autónoma de Madrid, siendo los ganadores del primer premio. Fluff dejaba de ser un sueño y recibía su primer reconocimiento por parte de expertos. Este reconocimiento dió el empujón que necesitaban Alberto y Marta para convertir su idea en una empresa.

Poco a poco fueron avanzando, compaginándolo con otros trabajos y estudios, y dieron el salto definitivo en 2010 para constituir a Fluff como empresa; con la que desarrollar sus primeros juguetes innovadores, acercando la psicología infantil y el diseño a las familias, que sirvieran a padres y a hijos, y que, por supuesto, fueran fabricados en España con criterios sostenibles y ecológicos.

A finales de 2011 consiguieron lanzar su primera línea de productos al público, y desde entonces no han parado. Ya han sido diferentes medios de comunicación, premios y ponencias las que han contado con Fluff y los que reconocen a sus fundadores como jóvenes emprendedores de referencia en España. Quizá por su juventud (crearon la empresa con 23 años), o la ilusión que transmiten cuando hablar de su empresa y creaciones.

Despacito y con buena letra han seguido adelante con Fluff, lanzando nuevos productos, como su videojuego Bye Bye Fears. Aprendiendo cada día de las dificultades para llevar su sueño al siguiente paso, disfrutando de esta aventura con la que es imposible aburrirse. 

  

*Fotografía, ilustración y montaje de la imagen principal: Imaginarte y Pluviam